Reflexión del amor y del cuerpo, medita, despierta los sentidos, observar al amante, es un juego de olores, de sabores, de sonidos. Que nuestros brazos “toquen las estrellas y el cielo” expresa lo que sientes, un viaje a lo mágico en nuestra habitación tántrica!! Disfrútala!